Sol, playa y aguas termales

El individuo moderno de hoy, afectado por el estrés de la vida urbana busca en el turismo de salud nuevas alternativas ligadas al ocio y al cuidado del cuerpo. Galicia es un destino perfecto por cuanto al lado de sus Balnearios surgen ofertas de talasos y hoteles spa.

Orense, por ejemplo, ciudad del agua y del oro, desde el Imperio Romano, es hoy también la provincia con más balnearios de España.

Y es que a Galicia, la tradición termal le viene de lejos, de cuando las tropas romanas buscaban en los manantiales de las tierras gallegas, el descanso que necesitaban y construían villas y campamentos que todavía se conservan como vestigios de una larga historia.

El siglo XIX marcó la época dorada del termalismo y los balnearios gallegos se convirtieron en centros sociales que congregaban a la flor y nata de la sociedad hasta que después de la Guerra Civil, los balnearios dejaron de ser elegidos como destino vacacional y el público se volcó a la costa sustituyéndolos por Sol y Playa.

Hoy este proceso está levantándose de su letargo y Galicia, con 21 balnearios repartidos por todo su territorio presenta una de las más variadas y amplias ofertas de todo el país.

Así, dentro de la propia Comunidad Autónoma, Orense presenta increíbles espacios termales como las conocidas aguas de Burgas o las termas repartidas en los márgenes del Miño.

El paisaje tranquilo y con frondosa vegetación propicia la relajación del cuerpo y la mente de los paseantes al entrar en contacto con la naturaleza; solos o acompañados podrán experimentar el inmediato beneficio que proporcionan los baños calientes en las piscinas naturales.

Galicia te ofrece un amplio abanico de posibilidades: desde un balneario tradicional hasta las nuevas opciones de turismo de salud.

Deja un comentario