Cave y Basin, un antiguo balneario termal en Canadá

Banff es una bella población canadiense ubicada en las montañas Rocosas de Alberta, que pertenece al Parque Nacional Banff. Ubicada a 1.463 metros sobre el nivel del mar, nació como muchos pueblos con la llegada del tren hacia los años 1880s.

Unos trabajadores ferroviarios encontraron casualmente las aguas termales Cave y Basin, que muy pronto se convirtió en un balneario y spa natural a donde los trabajadores y habitantes del lugar comenzaron a concurrir en busca de relajación y bienestar.

“Las hermosas estalactitas resplandecientes que decoran esta silenciosa cueva parecen salidas de uno de los cuentos fantásticos de Las Mil y Una Noches”. Así es como William McCardell hizo su descripción en 1.883 al descubrir las aguas termales sulfurosas dentro de una brumosa cueva. Dio por casualidad con la “Cave and Basin” cuando buscaba minerales en la base de la Montaña Sulphur de Banff.

En la actualidad, se conserva como Sitio Histórico Nacional que alberga una mezcla fascinante de galerías de fotos, exposiciones de la época eduardiana y hermosos lugares a los que se puede acceder por diferentes caminos guiados.

La población de Banff entonces, creció en el marco de las aguas termales que brotaban de la gruta y, hoy en día, el sitio se ha reconstruido conforme a la construcción original: una piscina de donde surgen las aguas sulfurosas y el complejo original que puede verse pero donde está prohibido bañarse.

Las pozas de agua termal de Cave y Basin, constituyeron una importante atracción turística en la segunda mitad del siglo XX y las antiguas estructuras del antiguo balneario, se han convertido ahora en museo.

El trayecto que lleva hacia las pozas termales, atraviesa un paisaje bello a la vista que se recorre a través de unas pasarelas de madera de las cuales está prohibido salir para tocar las aguas. De cualquier manera el intenso olor a azufre impregna el aire y las emanaciones de vapor de los pozos, lo vuelven cálido y húmedo. El manantial natural que se encuentra en el interior de la cueva, así como al aire libre, tiene un bello color esmeralda y en la piscina exterior pueden observarse amplias esteras de algas y caracoles en su hábitat.

Vale la pena, visitar Banff, un pueblecito de cuento nacido entre los vapores mágicos de sus aguas termales.

 

Deja un comentario