thermae124

Podríamos decir sin lugar a equivocarnos, que uno de los lugares más bellos de Inglaterra, su campiña y tesoros arqueológicos, es la ciudad de Bath. Parada obligada en cualquier gran experiencia del Reino Unido, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ciudad debe su nombre de los romanos para quienes Bath era Aquae Sulis, en virtud de sus manantiales de agua mineral termal. Allí construyeron un complejo de baños consagrados a la diosa Minerva gracias a lo cual, hoy en día podemos visitar las Termas romanas y explorar las extensas ruinas y los tesoros del magnífico templo.

Así hoy, los visitantes pueden trascender el tiempo histórico y bañarse en los manantiales de aguas termales en el Thermae Bath Spa, un impresionante balneario del siglo XXI que tras haber estado cerrado durante 28 años, volvió a abrir sus puertas al público en el año 2006 y hoy es considerado como el único balneario de agua termal en el Reino Unido.

Por esto, los baños de Bath son mucho más que piscinas de aguas termales, evocan miles y miles años de historia de una antigua tradición que data de la época de los celtas, seguida por los romanos, los sajones, los georgianos y los ingleses y personas de todas partes del mundo que en la actualidad concurren a explotar su poder curativo.

El edificio principal de Thermae Bath Spa combina armoniosamente lo contemporáneo con lo antiguo en cuatro plantas donde se encuentran:

  • Una piscina interior con jacuzzi de chorros de masaje, una corriente ligera y una cascada de cuello de cisne dentro de la piscina
  • Una piscina exterior en la azotea del edificio con vistas insólitas a la ciudad de Bath y sin duda, lo mejor de las instalaciones
  • Sala con una ducha Vichy y 4 saunas que desprenden distintos aromas (incienso, sándalo y eucaliptus)
  • Cafetería/restaurante

Las aguas termales de Bath circulan entre piedras y rocas ardientes bajo la tierra y llegan a altas temperaturas, pero en las piscinas de Thermae nunca supera los 33,5º C. Contienen 42 minerales siendo los más presentes el sulfato, calcio y cloruro, demostrando tener propiedades curativas para la artritis, el reuma y hasta problemas cardíacos. Actualmente, se usa principalmente para la relajación psicológica y muscular.

Los distintos tratamientos que practican los terapistas del centro son alrededor de cincuenta – terapia con piedras volcánicas y calientes, hidroterapias, masajes corporales, faciales, etc. – lo que supone un precio alto ( £26 por una sesión en los baños durante 2 horas y £62 por el masaje Watsu de 50 minutos) pero una opción excelente para regalarse un tiempo de relajación y equilibrio.

Artículos recomendados