Baños termales, relajación y tratamientos de belleza para combatir el ‘sindrome postvacacional’

Estrés, malestar psíquico e incluso depresión son algunos de los síntomas que algunas personas suelen experimentar cuando se incorporan al ámbito laboral y es que están padeciendo el ‘sindrome postvacacional’. Esta sintomatología de estrés provocada muchas veces por las grandes expectativas depositadas, y no cumplidas, en las vacaciones.

El regreso en estas condiciones requiere algún tipo de compensación y por ello se disparan las ventas de escapadas de fin de semana (20%), planes de belleza (18%) y actividades de ocio (33%) según datos aportados por la compañía de compra colectiva LetsBonus.

Según este estudio, son los mayores de 35 años quienes más buscan evadirse de cara a la rutina que deben retomar. Las actividades favoritas para descargar adrenalina son los cursos de idioma, escapadas al norte de España para huir de las altas temperaturas y circuitos termales para relajar cuerpo y mente.

Los hombres son quienes mayormente prefieren las escapadas ‘wellness’ y compran planes para escapar del estrés; con respecto a la media registrada en meses anteriores, compran un 40% más de actividades de ocio, un 22% más de escapadas de fin de semana y casi un 30% más de planes de relax.

En el grupo de las mujeres, aquellas comprendidas entre los 36 y 45 años, son las que denotan un mayor crecimiento en los viajes de fin de semana (43%) en tanto que las de más de 46 años han comprado más con respecto a temporadas anteriores (27%).

Si en cambio consideramos por comunidades, los datos dicen que los madrileños son los que más apuestan por las actividades de ocio; para los catalanes en cambio, la fórmula favorita son los tratamientos de relajación y las sesiones de spa, presentando una subida del 18%.

Los expertos recomiendan no recomiendan retomar el trabajo al día siguiente de llegar de vacaciones, así que una buena opción es regalarse una jornada de relajación y bienestar en alguno de los tantos balnearios y spa que encontramos en la península.

 

Deja un comentario