Tiflis, termas y baños sulfurosos en la capital georgeana

Tiflis, la actual capital de Georgia, debe su nombre a la palabra tbili, que significa cálido y es que uno de los grandes atractivos del lugar son sus termas sulfurosas de aguas cuya temperatura oscila entre los 35 y 37 grados.

Locales y turistas concurren en gran número a Abanotubani (literalmente, el barrio de los baños) que es uno de los rincones más pintorescos de esta ciudad que, según reza la leyenda, nació hace 1.500 años gracias a sus aguas termales.

Cuentan que el rey Vajtang Gogasali hirió un ciervo mientras cazaba en el valle del río Mtvari, mientras lo perseguía observó que el animal se bañaba en una fuente termal cuyas aguas lo curaron milagrosamente poco antes de perderse nuevamente en el bosque. Sin pensarlo dos veces, el monarca ordenó erigir una ciudad junto a la milagrosa vertiente.

Recién en los anales del siglo XVI, aparecen los baños termales mencionados como tales. Su arquitectura de estilo pérsico se define por construcciones bajas, prácticamente excavadas en la tierra, que coronan con cúpulas semiesféricas en su parte más alta y un ventanal que ilumina el interior.

Los baños se habían constituido en una especie de club, un lugar al que se acudí no solo para curarse de constipados, reumas o dolores lumbares, sino también un lugar donde la gente se reunía para descansar, hablar de negocios, comer opíparamente y hasta concertar bodas. Una especie de agencia matrimonial de la época.

Los baños de Tiflis que sufrieron destrucción y posterior construcción, fueron propiedad del Estado hasta hace tres años cuando fueron subastados los tres más famosos por 4,17 millones de dólares: Chreli abanó (Baños Variopintos) Gogirdis abanó (Baños Sulfurosos) y Samepo abanó (Baños Reales).

La temperatura del agua oscila entre 35 y 37 grados centígrados y los médicos recomiendan que la duración del baño mismo, dependiendo de la condición de la persona, sea de entre ocho y 12 minutos máximo. Si bien los precios de los privados son algo elevados (50 dólares la hora), las aguas sulfurosas de Tiflis también están al alcance en salas comunes donde la tarifa no supera los dos dólares la hora de baño.

 

Deja un comentario