La Costa del Sol es una región que merece la pena visitar en cualquier época del año, no sólo en verano. Aunque solemos pensar en ella únicamente como un lugar de sol y playa, lo cierto es que posee otros muchos encantos. Entre ellos, por ejemplo, la Serranía de Ronda, situada en Málaga.

Puente Nuevo en Ronda

Ronda cuenta con un importante legado histórico, algo que lo convierte en uno de los destinos preferidos para quienes buscan el turismo cultural. De entre todos los monumentos que podemos visitar, destaca el Puente Nuevo, situado sobre el río Tajo. Con sus 98 metros de altura, su vista, tanto a sus pies como desde arriba, es impresionante. El primer Puente Nuevo se construyó en 1735 y acabó derrumbado; el actual data de 1793, en el reinado de Felipe V. De una época similar procede una de las entradas más emblemáticas de la ciudad, llamada precisamente Arco de Felipe V.

La ciudad se encuentra situado en medio de parajes naturales de gran belleza e importancia. Hay que visitar necesariamente el Parque Sierra de las Nieves, que ha sido declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera, poniendo así de manifiesto su importancia a nivel mundial; y el Parque de la Sierra de Grazalema, con su imponente macizo y su vestigio de pinturas rupestres.

Grazalema

Si buscamos unas vacaciones relajadas, tanto en invierno como en verano, y no queremos meternos en el bullicio de las playas, lo mejor que podemos hacer es elegir hoteles con spa en Ronda. No resultan tan caros como cabría imaginar en un primer momento, y son una excelente manera de gozar de todas las comodidades y olvidarnos de las preocupaciones en nuestro merecido descanso. No debemos dejar pasar la oportunidad de echar un vistazo a alguno de los muchos listados de alojamientos con estas características… ¡quizás encontremos alguna que otra ganga!

 

Artículos recomendados